29 de julio de 2012

El pibe de San Isidro que un día se las tomó (Martín Wilson)



Ese no soy yo

Hernán no era un freak, era un pibe más de esta era y era de zona norte. Como casi todo pibe de zona norte, le daba paja ir al centro. Soñaba con viajar y no meterse en problemas, de guita, famliares, de minas y esas cosas. Usaba ray ban, era fanático de Bob Dylan y le gustaban los picados que se armaban por el bajo, en el río.
Hernán Helman, El Guruchain, desapareció de repente.
Habia salido en bici con su música y su persona desde Buenos Aires hasta Nueva York.
El 19 de febrero por la tarde, en el pueblo de Tomé, en Chile, nadie sabe cómo, ni a qué hora, dejó de existir.
Fue visto por última vez en la playa del lugar. Dicen  que lo vieron desorientado y con conductas raras, como alucinado, empepado. Dicen que regaló sus cosas y  que lo vieron entrar caminando al mar hasta desaparecer. Se dicen tantas cosas. Muchos lo vieron acá y allá pero nadie lo ve.
Esto hace más de un año ya, me parece, y no sé porque me acordé de él hoy, domingo caminando por el río, con frío. Llegué hasta pensar que tal vez exista una especie de portal por donde algunos entran para irse, una puerta que no deja huellas y que sólo pocos saben dónde queda, o se la encuentran por casualidad y debe ser muy tentador pasar, difícil de rechazar para algunos -como la muerte. Puede que sólo ellos deciden cómo y cuándo volver.
Helman, una ele más y eran el man del infierno. Eso dijo uno en el Bar Goyeneche.

Conocí al Guruchain un año antes de que desapareciera del todo, por el río en el bajo de Acassuso. Se había armado una zapada espontánea, el tocaba la guitarra y alguien me había prestado un cajón. Me acuerdo que llamamos a esta junta improvisada Café del Rio, y al hit, Ayer dejé de fumar. El coro cantaba: Dame fuego. Fue una tarde divina.
Nos nos hicimos amigos ni nada de eso pero me acuerdo que nos caímos muy bien. Por lo menos a mí él me había caído especialmente bien. Compartimos ese rato. Y el transmitía algo bueno, ganas de estar, de con vivir, y de existir. Tenía un lunar muy grande que ahora no veo en las fotos y no sé si es porque lo conocí sin barba. Hoy buscándolo en google encontré este tema, un cover que dejó flotando: It ain´t me your looking for (No es a mí a quien vos buscás).
Justo hoy que lo busqué.

http://www.myspace.com/music/player?sid=74424152&ac=now

3 comentarios:

Agus dijo...

Gracias por este post. Hernán es mi hermano, y leer estas cosas me llena de emoción y de orgullo, tambien de nostalgia, porque aunque sé está por algun lado con su bicicleta y su guitarra, no está más físicamente con nosotros. Eso es quizás lo que me hizo conocer muchas de sus facetas que para mi estaban ocultas...
Este post es otra demostración de que su paso dejó huellas en mucha gente.
Saludos y Gracias
Agustina

Dra. Silvia Laura Piedrabuena dijo...

http://www.myspace.com/music/player?sid=74424152&ac=now

Santia Rebaglia dijo...

que bueno que te quedo el temita Hernan! Gracias!